'
ROCK is NOT DEAD'



      ROCK IS NOT DEAD

H.

CALELLA ROCK FEST 2016

7 i 8 de Octubre de 2016. Fàbrica Llobet. Calella

Una nueva edición del Calella Rock Fest que llega a su fin y, pese a que la asistencia parece haber sido algo menor que el año pasado, podemos concluir que el resultado final ha sido, nuevamente, exitoso. 


Una primera noche en la que pudimos disfrutar del rock clásico y sudoroso de los gaditanos The Electric Alley, como paso previo a Stonerider, que estuvieron francamente bien con su rock psicodélico lleno de melodía y atmósferas.


Pero la estrella de la noche tenia que ser (con permiso de Backyard Babies) el veterano Joe Lynn Turner. Y por la reacción de gran parte del público parece que así fue.


Turner ofreció un buen puñado de clásicos de las dos bandas más grandes en las que participó en los ochententa, Rainbow y Deep Purple, sin importarle mucho si eran temas en los que él había tenido alguna responsabilidad o si formaban parte del legado anterior de dichas bandas.


También hubo su huequecito para algún tema de la época Malmsteen, en este caso con canciones en las que sí participó. Sin embargo, no hubo ni un solo tema de su carrera en solitario.


Este pequeño gran hombre de New Jersey, de nombre real Joseph Arthur Mark Linquito, vino a cumplir y cumplió. Estuvo correcto en cuanto a voz y mantuvo una buena actitud en escenario, regalándonos algunos de sus  habituales amaneramientos.

Set list:

Death Alley Driver (Rainbow) , I Surrender (Russ Ballard), Perfect Strangers (Deep Purple), Rising Force (Yngwie Malmsteen), Stone Cold (Rainbow), Miss Mistreated (Rainbow), Déjà Vu (Yngwie Mlamsteen), Man on the Silver Mountain (Rainbow), Highway Star (Deep Purple), Long Live Rock'n'Roll / Lazy - Encore 1: Burn (Deep Purple) , Encore 2: Smoke On theWater (Deep Purple).

Acto seguido, despúes del hard rock clásico de Turner, le llegó al turno al rock directo y lleno de músculo de los suecos Backyard Babies, con un sonido cercano, en muchas ocasiones, al más clásico punk rock, repasando su ya extensa carrera discográfica.


Pero si la primera jornada había sido exitosa, la segunda fue, para mi gusto, la más brillante.


Se abrió la jornada con el terremoto bluesero de Ben Poole y su banda, que ofrecieron un más que notable concierto de blues orgánico y directo.

A continuación, Imperial Jade estuvieron simplemente sublimes presentando su disco de debut, además de un medley zeppeliniano asbolutamente arrollador.


Seguidamente saltaron a escena Ten Years After, que con su nuevo y explosivo frontman al frente, Marcus Bonfanti, parecían haber resurgido de las cenizas.


Y finalmente el gran Michael Monroe, por el cual no pasan los años, se dejó al piel en escena, como no podia ser de otra manera.


Ofreció un set list muy extenso y variado, reasando gran parte de su carrera en solitario, con los Hanoi Rocks y con Demolition 23, además de versiones de Creedence, the Damned y The Stooges y fue el colofón ideal para un festival que cada año se afianza más, y que es, sin duda, cita ineludible para cualquier viejo, o no tan viejo, rockero.


¡Larga vida al Calella Rock Fest!.


Òscar 'Zep' Herrera



BLUES PILLS + Pristine. Viernes 26 de Febrero de 2016. Sala Apolo 2. Barcelona

Menos de dos años han pasado desde que Blues Pills visitaran Barcelona por primera vez para que la banda pasara de tocar en el Razzmatazz 3 a colgar el letrereo de sold out en el Apolo 2, incluso varios días antes del evento.


¿Qué ha sucedio pues, entremedio?. Pues que si en Abril de 2014 ni tan solo habían editado su homónimo primer álbum (solo un par de E.P.s, el último de ellos, eso sí, ya con el sello Nuclear Blast), desde entonces, además esta publicación y de la versión Live de ‘Blues Pills’, la banda ha seguido llevando a cabo un gran número de conciertos (actualmente casi a diario) y ha participado en numerosos festivales a lo largo del viejo continente, a la par que su fama, y especialmente la de su vocalista, Elin Larsson, crecía a un ritmo bastante acelerado.

Y es que viendo a los suecos en directo no cabe duda de que Elin es un portento de voz y un terremoto en el escenario. Por ello, la banda no duda en cederle absolutamnete todo el protagonismo a ella. Su larga melena, su actitud risueña, su nervio juvenil y su belleza nórdica son el acompañamiento perfecto para una de las voces más destacables del actual panorama (retro) rockero.


Y todo ello fue lo que pudimos disfrutar mientras la banda iba desgranando el material de su disco de debut, nos regalaba un par de nuevos temas (el último de ellos, '“Yet to Find”, en versión acústica), que aparecerán en su nuevo trabajo, el cual, según la propia Elin, se publicará este verano y acababa la actuación, 70 minutos después de salir a escena, con el que se ha convertido en su mayor ‘hit’, ‘Devil Men’, ampliamante coreado por gran parte del público.

La actuación, además, estuvo precedida por otros escandinavos blues rockeros de nueva hornada, los noruegos Pristine, liderados por otra potente voz femenina, y que, por desgracia, no pude ver actuar, aunque, según algunos asistentes, había dejado muy buenas sensaciones.


Con todo, después de esta nueva entrega de la banda en un escenario barcelonés (su gira continua por todo el estado), solo nos queda esperar a la publicación de su nuevo álbum y a ver hasta donde pueden llegar estos chicos a los cuales no les falta ganas, actitud ni talento.


 Òscar 'Zep' Herrera

EUROPE + Dirty Thrills. Sábado 5 de Diciembre de 2015. Sala Razzmatazz. Barcelona


La Sala Razzmatazz volvió a vivir esta noche de sábado una gran velada de rock’n’roll. Los que seguimos a la banda sabemos que Europe está pasando por una segunda juventud. Lejos de ataduras, los actuales Europe conjugan a la perfección su pasado melódico y comercial con un hard rock de corte clásico (a veces realmente pesado), más algunos pasajes de rock moderno. Sin embargo, y para poner algún pequeño ‘pero’, también es cierto que justamente obvian por completo el que, para mi gusto, fue su disco más innovador, “Secret Society” (2006). Pero en general, gracias a un repertorio extenso y lleno de calidad, poco echamos a faltar, ni tan siquiera los más exigentes.

Con un Joey en gran estado físico, como ya hemos podido comprobar en otras ocasiones recientes, y con la banda original que más éxitos cosechó allá en los ochenta (pocas bandas pueden decir hoy algo parecido, ya que la mayoría son auténticos Frankenstein vivintes), era de prever que el concierto sería del agrado del público, y realmente fue así. Si añadimos, además, un juego de luces muy efectivo, un Tempest comunicativo, diciendo alguna frase en catalán en cuanto tenía ocasión, unos músicos de excepción como son todos ellos y ese repertorio equilibrado, cabe decir que valió la pena y que todos gozamos de una noche memorable.

Del mismo modo, hay que quitarse el sombrero delante de una banda que lleva en la carretera más de treinta años, que ha vendido decenas de millones de discos y que, junto con sus viejos clásicos, se muestra sobre un escenario dispuesta a defender, también, nada menos que 7 de los temas de su último trabajo, “War of Kings” (2015). Eso es un claro  indicativo de confianza en sí mismos y en su nuevo material, la cual cosa, si bien hoy en día no la avalan las ventas, sí lo hace el público (recordemos que sala Razzmatazz hoy día pocos artistas de rock la llenan) y de forma prácticamente unánime, la inmensa mayoría de la crítica especializada, que ha escrito maravillas sobre sus obras más recientes.


También fue de agradecer que prácticamente no hubiera parones, con una banda madura que ya no está para poses sino para hacer sonar sus instrumentos lo mejore posible, un solo de batería nada excesivo y la instrumental “Vasastan”, que musicalmente suena totalmente a homenaje al desaparecio Gary Moore, para lucimiento del gran John Norum.

Finalmente, como recordatorio de esta gran noche de rock, aquí os dejo el set-list, mientras contamos ya los días para un nuevo trabajo o un nuevo concierto de los suecos.


War of Kings

Hole in My Pocket

Wasted Time

Lat Look at Eden

Carrie

The Second Day

Firefox

Sign of the Times

Praise You

The Beast

Vasastan

Seventh Sign

Ready or Not

Nothin' to Ya

Drum Solo

Let the Good Times Roll

Rock the Night

Days of Rock'n'Roll

----------------------

The Final Countdown

Y no quisiera acabar esta crónica sin un merecido recordatorio para Dirty Thrills, una banda londinense de potente blues hard rock y hard rock clásico que con un puñado de buenos temas y una gran actitud, abrieron la velada de forma magistral.


Parace ser, además, que pronto los tendremos de nuevo por aquí, y esta vez con su popio show.


Òscar 'Zep' Herrera


U.F.O.  Domingo 5 de Noviembre de 2015
Sala Razzmatazz 2, Barcelona

Tras un buen calentamiento con la banda de Sant Petesburgo Reds’Cool y de su hard rock desenfadado, sobre las 21.15, Mogg y los suyos hiceron acto de presencia en el escenario. 


Son ya muchas las veces que hemos podido disfrutar de los actuales U.F.O. en la capital catalana y ayer, como en las noches anteriores, el resultado fue notable.


Con un Phil Mogg en un estado físico un tanto mejor que en su anterior concierto en esta misma sala en 2013, y más charlatán que nunca, este borrachín orgulloso (sus bromas sobre su amor por las barras de baras eran constantes), nos demostró que quizás es el único cantante vivo de la escena hardrockera de su generación que conserva la voz magistral que siempre nos emocionó. Y es que después de la muerte del gran Ronnie James, solo se me ocurre otro veterano que conserve la voz que lo convirtió en un grande en décades pasadas, y ese es Glenn Hugues.


Con lo cual, pese a que la presencia de Mogg en un escenario nunca ha sido lo más glamuroso del genero, y su estado físico aparente no es precisamente el de un chaval, con esa voz que la naturaleza le dio, no hace falta pedirle nada más al gran Mogg que cantarnos los temas emblemáticos y clásicos imperecederos que en su día U.F.O. registró para la posterirad.


Y es que Mogg es un tipo peculiar donde los haya, a medio camino entre el borrachín de barrio y el gentleman británico, capaz de reirse de si mismo (cuando se tenía que acercar el set list a la cara para ver cual era el siguiente tema porque literalmente parece que no veía tres en un burro), pero también es capaz de cantar, aún, como solo él sabe hacerlo.


Y así nos lo demostró con los clásicos “Lights Out”, “Only You Can Rock Me”, “Cherry”, “Love To Love”, “Rock Bottom” (con un largo tramo instrumental para lucimiento de Vinnie Moore, que hasta ese momento se mostró totalmente contenido), o con los bises “Doctor, Doctor” y “Shoot shoot”, pero también con un montón de temas de otros épocas de la dilatada carrera de U.F.O. , haciendo especial hincapié en sus dos últimos trabajos, “Seven Deadly” (2012) y “A Conspiracy of Stars” (2015). Y es que, efectivamente, ha tenido que haber alguna conspiración de estrellas. Eso, o que la cerveza a raudales tanga propiedades milagrosas sobre la voz de Mogg, porque otra explicación me parece imposible para entender como sigue manteniendo un listón vocal tal alto. ¡Larga vida a Phil!


Òscar “Zep” Herrera

CALELLA ROCKFEST 2015

10 y 11 Octubre 2015. Fàbrica Llobet. Calella

Después de dos intensas veladas en la fábrica Llobet de Calella solo podemos concluir que ha merecido la pena. Buena organización, bandas clásicas y noveles y rock puro y duro como para satisfacer a los más exigentes del genero. Con lo cual solo nos queda animar a los organitzadores para seguir manteniendo este listón tan alto en próximas ediciones.


En la primera jornada pudimos ver lo bien que se desenvolvieron Albany Down, tal como esperábamos, con ese rock clásico a lo Zep, Bad Co. o Thunder con un toque muy comercial y bluesy. Ojalá tengan mucha suerte porqué talento no les falta.

House of X nos ofrecieron buenos momentos de hard rock clásico, con algunas muy buenas revisitaciones de temas de UFO y, entre otros, algún tema fiestero de su trabajo homónimo como su adictivo 'No More Tequila'


Por su parte Dan Baird y su banda descargaron su puro rock'n'roll de alto octanage. Sin embargo, por motivos de agenda no pudimos degustar la nueva etapa de los californianos Junkyard y porqué había que reservarse para la segunda jornada en la que había gran cantidad de buen rock que saborear.

La segunda jornada del Calella Rock Fest se inauguró con los magníficos La Banda de Yuyu y su rock'n'roll clásico, para continuar, después de la banda gerundense, con el blues-rock incendiario procedente de Wisconsin de Jared James Nichols.


Y después del rubio guitarrista, que se mostró muy activo y simpático durante todo el show y al cual se le pudo ver después en el puesto de merchandising haciéndose fotos con quién se lo pidiera, llegó el plato principal del festival, el enorme Glenn Hughes en un concierto demoledor con Doug Aldrich en la tarea de las guitarras. 


Un concierto, que como el mismo indicó al inicio de su actuación, estuvo centrado exclusivamente en su vertiente rock, y rock duro para ser más exactos, ya que no escatimaron en potencia ni en los temas de su carrera en solitario,  ni con las numerosas versiones de sus temas con Deep Purple, como los inmortales 'Stormbringer', 'Burn', 'Mistreated' o 'Sail Away'. También sonó un potente 'Good to Be Bad' del periplo de Aldrich con Whitesnake y algún tema de la banda de Hugues Black Country Communion, en concierto ese 'Black Country', además del solo del rubio guitarrista y el batería Pontus Enberg.

Y finalmente la segunda edición del Calella Rock Fset se cerró de una forma inigualable, disfrutando de la fiesta con el borrachín Spike y sus míticos Quireboys dando cera y descargando cada uno de sus clásicos noventeros de puro rock'n'roll desenfadado. 


Un cierre brillante para una edición estelar de un festival al cual le desemaos muy larga vida.


Òscar 'Zep' Herrera

SLASH (& Miles Kennedy and The conspirators) . 8 de JULIO de 2015. Sant Jordi Club. Barcelona

Después del concierto de anoche, 8/7/15, en la sala anexa del Sant Jordi, no sólo se disipa la duda sobre quién mantiene en lo más alto el legado de GnR realizando las mejores versiones de la banda, sino que aparece incluso una nueva duda, ¿no serán estas versiones de SLASH, junto con sus actuales compañeros, mejores que las que nos ofrecían los californianos en la gira previa a su retirada allá por los noventa?.


Ahí dejo la pregunta, pero lo que sí os confirmo es que, tal como apuntaba el propio rockero del sombrero de copa en su biografía, estos últimos años sin drogas han supuesto un verdadero redescubrimiento de su amado instrumento para el bueno de Slash, siendo hoy, sin duda, incluso mejor guitarrista que hace veinte años.


Si a esto le añadimos, haber encontrado no solo unos buenos músicos, sino una banda y no solo un cantante eficiente sino a uno con mayúsculas, medio trabajo ya esta hecho. Pero es que además, no se ha conformado con vivir de las rentas del pasado encontradondo un equipo para ello, sino que desde que acabó su poco valorado proyecto con Velvet Revolver, Slash y su banda nos están ofreciendo algunos de los mejores discos que actualmente podemos escuchar en cuanto a hard rock americano de raíces clásicas se refiere.


Es por eso que ayer tocó 20 temas durante 2h de concierto, presentando 6 canciones de su último trabajo, más 3 del anterior, otras 3 de su disco previo en solitario, 1 de Velvet Revolver y 7 de Guns’n’Roses (6 de ellas de su mítico “Appetite for Destruction”). Un set list pensado y equilibrado (solo los más exigentes pueden echar en falta algo más de los Velvet Revolver o incluso, apurando, algo de sus dos discos noventeros con Slash’s Snakepit). Un repertorio que además, como pudimos ver ayer en relación a su concierto de la noche anterior en Madrid, incluye variaciones prácticamente en cada velada y se convierte en una verdadera delicia no solo para los fans nostálgicos de los G’n’R sino también para los que siguen su más que notable carrera.

Y es que cuando una banda actúa como eso y no solo como un conjunto de músicos bien pagados, se trasmiten buenas vibraciones desde el primer minuto de concierto. La fuerza de “You Are a Lie” (tema de su anterior disco) nos ponía sobre aviso. Y es que este no iba a ser un concierto de compromiso, aquí había un guitarrista mítico, feliz y con ganas, un cantante excelente y una banda mucho más que (simplemente) efectiva. La energía propia del hard rock salido directamente del corazón (o de más abajo) era lo que la banda nos iba a entregar esa noche, porqué después de ese cañonazo y sin dejarnos apenas respirar, ya estaba sonando un mítico tema de los Guns’n’Roses, “Night Train”, seguido del primer tema de presentación de su último trabajo, “Avalon” y tras él, “Standing in the Sun” de “Apocalyptic Love”, “Back from Cali”, que en el disco homónimo “Slash” (2010) ya cantaba el propio Myles Kennedy y “Wicked Stone”, de nuevo de su último disco con Kennedy & The Conspirators.


Pero más platos fuertes estaban por llegar, la sorpresa vino con una fabulosa versión de “Mr. Brownstone”, seguida de “You Could Be Mine” (uno tema de la era G’n’R en el que Slash introdujo alguna pequeño variación en forma de efecto sonoro en el famosísimo riff), para posteriormente interpretar “Doctor Alibi” (que en su disco de 2010 cantaba Lemmy) y, nada menos que, “Welcome to the Jungle”, ambas con el bajista de la banda, Todd Kerns a la voz (menuda voz y menuda actitud, por cierto), mientras Kennedy abandonaba el escenario.


“Starlight”
, el otro tema que en 2010 grabó Kennedy con Slash, fue el primero interpretado por este después de su particular descanso, para lucimiento personal del cantante, que a estas alturas ya había demostrado a la audiencia cuan sobrado estaba de voz y de técnica.  

Dos temas más de su último “World of Fire” (2010), “Beneath teh Savage Sun” y “The Disident”, dieron paso a “Rocket Queen”, tema durante el cual Slash se marcó un solo acompañado por el resto de la banda sin Kennedy. Un solo que, pese a ser bastante largo, y lejos de algunos guitar-heroes que se creen más héroes que guitarristas, no redundó en toneladas de distorsión y de onanismos con el mástil, sino que se basó en variaciones sobre escalas netamente blueseras. Y, si bien es cierto que hubiera podido durar un poco menos, para que cupiese otro tema en el repertorio, no llegó a hacerse pesado.


Dos temas más de “World on Fire”, “Ben to fly” y la propia “World on Fire”, más el tema “Anastasia” de su anterior trabajo, hicieron de brillantes teloneras de la mágica y majestuosa “Sweet Child O’Mine” que sonó a la mil maravillas emocionando a una gran parte de la audiencia, como no podía ser de otra manera. Los recuerdos que esa melodía trae a alguien de mi generación que se crió escuchando una y otra vez este y otros muchos temas rockeros de la época, que sonaban sin parar por todas partes, son innumerables y solo cada uno de nosotros sabe lo que sintió al escucharla allí, de nuevo, con el guitarrista de la chistera a tan solo unos metros.


Pero la noche no acababa ahí, la magnífica “Sliter”, único tema que representó su época en Velvet Revolver, sirvió para poner el colofón al concierto. Eso sí, antes de los bises. Porqué poco tardaron en salir de nuevo a escena para marcarse un épico “Paradise City” que puso literalmente patas arriba la sala pequeña del Sant Jordi mientras un sinfín de confetti (que haría las delicias de alguna ministra), se esparcía sobre nuestras cabezas al ritmo del desenfrenadísmo solo de Slash. Un Slash que, junto con el resto de la banda, estuvo un buen rato lanzando púas, saludando a un público realmente feliz y comprometiéndose a volver a Barcelona en cuanto saque un nuevo disco, a todo lo cual solo podemos corresponder con un ¡gracias, Slash por contar con nosotros para tan apasionante noche de rock and roll!



Òscar “Zep” Herrera


Recent Blog Entries

Upcoming Events